Archivo de la etiqueta: De la pluma de Rick con CK

Cómo sobreviví a mi primer año en Mérida

fb_img_1446841782149365 días, una vuelta al sol. Cuando empecé esta aventura me propuse un año de prueba y después de ese año decidía si me quedaba o me iba o qué. Hoy un año después, me encuentro sentado en mi escritorio recordando lo complejo que fue este año, y mi mayor reflexión es decidir si hacer maletas o no.

Creo que este año ha sido una gran experiencia para mi, ya pasé por el torito, por una relación fallida,  por un cumpleaños que me demostró que la distancia no importa y que cada día es una nueva oportunidad para reinventarse. Me di cuenta de que era momento de emprender, de dejar de ponerme excusas y correr riesgos.

Suena padre pero no lo ha sido, el último mes por ejemplo, he estado más solo que nunca. Mis amigos, en la distancia, han estado en todo momento recordándome que soy un chingón y que no hay reto lo suficientemente grande para mi, que están conmigo que me aman y que creen en mi. Gracias a ustedes por siempre estar.

Este año tomé mis primeras vacaciones en 10 años. No me había dado cuenta de que en la última década jamás me di un espacio para mi, para conocer algo nuevo, para ver la luna llena y las estrellas en el cielo sin prisa ni presión de nada, Mariel, gracias por ese regalo.

Conocí varios rincones de la región, amé viajar con mi mamá a conocer Ek Balam, comprar zapatos en Ticul y meternos al único restaurante vegano de Valladolid a comer carne. Memorias que suman valor al tiempo aquí.

Cuando pensé en escribir esta entrada pasaron por mi cabeza todas las cosas malas que me han pasado en este año, pero en cambio te compartiré el lado chistoso/curioso de vivir en Mérida.

Primero, si estás pensando en venir a vivir aquí debes saber que:

  • En Kanasín matan.
  • No todos los yucatecos saben “bombas”, de hecho creo que ninguno.
  • Los salbutes son mucho mejores que los panuchos.
  • El norte es caro y el sur es alejado de la mano de Dios (dicen los yucas).
  • Mérida no es lo único que hay en Yucatán.
  • No a todos los yucatecos les gusta la cochinita pibil. Y si la quieres comer, tienes que madrugar porque a las 10 am ya no hay.
  • Si vienes del DF eres un “Huach” y la gente te malmira, creen que les vas a robar o algo.
  • La comida árabe es ultra popular en la zona. (a mi no me gusta)
  • Las quesadillas siempre llevan queso.
  • Si lo buscaste es que lo encontraste, si lo prestaste es que te lo dieron.
  • El negociante es cualquier cosa, pero ya solo la gente grande usa esa palabra.
  • Todo mundo ama el queso de bola, perdón pero “foo” (guácala).
  • Todos los gays se espantan de ser gays y andan por la vida escondiéndolo de alguien, ya sea familia, trabajo o hasta amigos.
  • La fiesta se acaba a las 2 AM en todos lados.
  • Todos esperan a noviembre para comer pib. Yo no tuve el gusto así que no les digo si vale la pena o no.
  • El transporte público apesta, así que resígnate. Y hagas lo que hagas, JAMÁS te subas al metropolitano si vas de un lado al otro, tardarás días.
  • A la gente promedio se le hace lejos cualquier trayecto mayor a 15 minutos.
  • Es más fácil encontrarte un billete de 100 pesos tirado en la calle que hacerte amigo de un yuca.
  • Si le agregas un “Uay” a cualquier frase de sorpresa suena muy chistoso.
  • Eventualmente acabarás hablando “aporreado”, quieras o no.
  • Y finalmente un MUST es ir a cantinear, mientras sigas pidiendo bebida te traen, luego te hago una nota de recomendaciones.

Bueno ya descargué mi alma, la verdad, con todo y todo, ha sido un buen año y después de mucho pensarlo, creo que vine a esta ciudad porque aquí iba a encontrar las condiciones propicias para fundar addere creative consulting, mi negocio que llevo 4 años planeando y que acá en dos meses ya logré arrancar. (aprovechando el comercial)

Así que a seguir con los retos y prepararme psicológicamente para otro año a 39 grados, en-la-sombra. Los amo y los quiero ver triunfar, ah no ese es de otra persona. Un abrazo a donde quiera que me leas.

Siempre te dejo un video para musicalizar la lectura, aquí te va:

Carpe Diem.

 

Un simple adiós.

Te extraño, como a esos viejos y cómodos zapatos.
Te prefiero como a esos jeans que me puse hasta que se rompieron.
Te recuerdo, como a mi canción favorita que da vueltas una y otra vez en mi cabeza.

Te dejo ir porque ya entendí que no vas a cambiar, que vas a seguir prefiriendo la apariencia que la realidad y hoy también entiendo que si hubieras cambiado, tal vez tampoco sería la solución, porque serías otra persona y no quien me enamoró hace una vuelta al sol.

Me alejo, porque quiero seguir soñando contigo y despertar melancólico y no frustrado. Porque quiero pensarte con cariño y no con odio, porque quiero algún día poder ser tu amigo, hoy simplemente no puedo, no quiero.

Te perdono, por las canciones que no dedicaste, por las flores que no me diste, por ese viaje que nunca haremos a pesar de tanto haberlo planeado.

Te agradezco, por los buenos ratos, por enseñarme a dormir desnudo, por la compañía, por la paciencia, por intentarlo, gracias.

No sé si leerás esto, ni sé por qué lo escribo, solo sé que madurar duele y aprender a decir un simple adiós es más fácil que seguir una vida de complicaciones y dobles intenciones.

El síndrome del lobo estepario (o Forever Alone)

forever-alone-007Apenas la semana pasada circulaba un artículo del Huffington Post, que explica la tendencia de nuestra generación a “necesitar ser necesitado sin necesitar a nadie”. Llamó mi atención porque creo que es una realidad, hubo puntos específicos como necesitar una pareja o amigos para que se sienten junto a ti a ver su celular que creo que son una -muy triste- realidad.

Entonces hoy platicaba con un amigo sobre las relaciones interpersonales y la rifa que vamos a organizar para ver si ya sale, a lo que él me comentó que era un Lobo estepario y que había nacido para estar solo. Yo le debatí el punto, porque sinceramente creo que no nacimos para estar solos, probablemente es un problema de suerte o destino que haya gente que encuentra a su media naranja rápido, hay los que la encuentran cuando ya está exprimida y los que de plano no la encuentran jamás.

El ser humano por naturaleza busca la compañía, de hecho, aislarse de la sociedad es un síntoma de depresión o de alienación que no es nada sano. Aquellos que juran ser más felices solos, seguramente han encontrado la manera de satisfacer esa necesidad ya sea con putería, vicios, excesos, obsesiones, workaholismo, entre muchas otras conductas que normalmente lo que tienen como resultado es algún tipo de enfermedad.

El síndrome del Lobo Estepario tiene unas raíces que van más allá de disfrutar o no la simple soledad. Hoy en día se nutre de la indiferencia de la gente que normalmente viene antecedida por altos niveles de egoísmo y poco interés por los demás. Es gente que ya no sabe trabajar en equipo y que cuando algo sale mal su primer pensamiento es “si quieres las cosas bien hechas las tienes que hacer tu mismo”. No saben delegar y tienen una tendencia muy fuerte hacia el individualismo.

Entonces es momento de romper con estas conductas negativas y buscar la compañía, ya sea en pareja, con amigos, equipos de trabajo, etc. Yo opino que estamos en la era de la colaboración.

Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre.

Ahora bien, no estoy diciendo que debamos buscar hasta debajo de las piedras o que tengamos que estar todo el tiempo como la loca del muelle de San Blas. Se trata de encontrar balance entre el tiempo personal, los amigos y la pareja. Cuando uno está a la espera, no llega, cuando uno deja de pensar en eso, se dejan pasar oportunidades, muchas veces bajo el pretexto de “estoy mejor así” que se torna en un mantra de vida en soledad.

Entonces si pensamos más a profundidad en lo que “estar solo” significa, tiene una nueva connotación, estar con uno mismo, una vez que logras comulgar con esa idea, es buen momento para buscar compañía y poder compartir más de ti mismo. Y al final, sumar a la vida de otraForever Alones personas.

Bueno hasta ahí estamos bien, pero hay un problema más que tomar en cuenta. Somos seres de hábitos, y cuando nos habituamos a estar solos nos volvemos egoístas, y ahí empiezan los problemas. Cuando una persona pasa demasiado tiempo sola (por la razón que sea) empieza a olvidar cómo ser compartido, cómo dar sin recibir.

Entonces debemos estar al pendiente de esas señales para que al acercarnos a los límites podamos dar marcha atrás antes de llegar al punto sin regreso. Te van algunos tips que creo pueden servir en estos casos:

  • No caigas en el Workaholismo, es malo y jamás paga bien. No vivas para trabajar, trabaja para vivir.
  • Busca alguna causa que mueva tus fibras nerviosas y haz voluntariado, seguro la vas a pasar bien y recordarás lo que es dar sin esperar nada a cambio.
  • Date chance de vez en cuando, baja tu estándar y sal con gente con la que no saldrías, seguramente aprenderás algo nuevo sobre ti mismo.
  • Dedica tiempo a todo, para ti, para tus amigos, para tu mascota, para la familia, para ligar. Si estás dejando alguno fuera, es momento de poner las cosas en balance de nuevo.

Recuerda que tenemos solo una vida y que si tu no la vives nadie lo hará por ti. Si bien procastinar es padre, no esperes a que ya sea demasiado tarde par hacer las cosas que siempre quisiste hacer. Encontrar a tu otra mitad debe ser una de tus metas de vida aunque no le dediques el 100% de tus energías, solo no la dejes para después. ¡Suerte con eso!

Finalmente quiero recomendarte una película que me inspiró mucho sobre este tema, empieza con alguien que vive más la fantasía que la realidad hasta que la vida lo lleva a encontrar todo, desde su misión en la vida hasta el amor:

Carpe Diem y felices relaciones

5 reglas para ser un buen #FuckBuddy

FBVivimos unos tiempos algo vertiginosos, donde cada vez hay menos gente dispuesta al compromiso. El problema surge con los malditos Millennials, que preferimos cantidad, variedad o descubrir nuevas cosas que la hermosa calidad de las relaciones estables provee, cada vez es menos la gente que disfruta en pareja, la que vive sueña y construye realidades a partir de sueños compartidos.

Dejando claro el -triste- contexto, llega el momento de encontrar alternativas para esos ratos de soledad, sobre todo cuando anda uno como burro en primavera.

Soluciones hay muchas, Manuela, Tinder, Grindr, y hasta putear por Facebook, Instagram o Twitter.

Pero creo que la mejor alternativa es tener un sexfriend, fuckbuddy o como se conocía en generaciones anteriores un “amigo con derechos”.

Analizando la opción le encontré pros y contras. Así que decidí darte algunas reglas muy sencillas para que funcione de la mejor manera:

  1. Esto es como el Fightclub, la primer regla es que nadie habla de ello, no vas a presentarlo a tus amigos/as ni esperas ser presentado. Se trata de cumplir un objetivo sencillo. No tienes que llevarlo a tus comidas familiares ni a tu graduación y mucho menos a la comida de la empresa, sentido común señores.
  2. No somos nada: en esta regla queda implícito que no puede haber celos, ni drama, que es como un contrato verbal que puede romperse en cualquier momento cuando alguna de las dos partes ya no se sienta “into it“, además se entiende que es sujeto a que ambos quieran y puedan, si no se puede no vale enojarse, para esos casos se recomienda tener un plan b y un plan c.
  3. Cada loco con su tema. Se vale ir al cine, salir a cenar, pero ojo: cada quien paga lo suyo y de ser posible hasta se va en su propio auto. No se trata de salir a “romancear” sino de simplemente salir, hacerse compañía, “ver películas” (aunque no las veas). Si no tiene los mismos gustos que tu, mejor consiguiente otro.
  4. NSA (no strings attached), porque donde el corazón se mete ya no cabe la razón. Piénsalo así, eres el jefe de una empresa, y cuando hay que despedir a alguien, te cuesta más trabajo.despedir a Martita la que trae café para todos y quieres tanto que al Godínez de sistemas que ni sabes como se llama. Lo mismo es en una relación, en el momento en el que empiezas a verle ojos de novio, pasa a la siguiente ventanilla.
  5. Reglas claras amistades largas. Si ambos están en el acuerdo de verse solo para “eso” así debe permanecer y si empiezas a sentir algo, TÚ eres quien debe alejarse en lugar de incomodar al otro sin razón. Estas reglas se fijan entre ustedes, tal vez pueden planear viajes, salidas, etc. Pero no olvides: son solo amigos, como cualquier otro amigo, si en el camino se enamora será momento de dejarlo ir y seguir tu vida, no hard feelings.

Pues estas simples reglas pueden ayudar a pasar mejor el rato, si ya lo pusiste en práctica coméntalo, ¿te funcionó?

Bueno y les dejo esta canción por ser viernes de fiar la caricia.

Hace 13 años…

free-your-mindHace 13 años en un día como hoy, me salí de mi casa, con mis cosas en bolsas de plástico sin saber qué iba a ser de mi. Me lancé al vacío con los ojos llenos de lágrimas, el corazón confundido y la mente nublada. Viví los momentos más difíciles y gracias a Dios siempre encontré la luz al final del túnel y ángeles que me acompañaron en mi camino.

Este año empezó tormentoso, con decisiones erróneas, gente errónea, toqué fondo. Hoy, gracias a una gran lección de boca de mis amigos, mi mamá y la cereza del pastel con lo aprendido en mi clase de meditación; tomo de nuevo ese espíritu aventurero que había olvidado, recuerdo lo fuerte que fui siempre y vuelvo a tomar las riendas de mi vida.

De lo más relevante, me invitaron a cuestionarme sobre el sentido de mi vida, definitivamente un planteamiento que jamás había pasado por mi cabeza. Uno va a la escuela para tener un trabajo, un trabajo para tener un dinero, un dinero para tener una felicidad, y ahí es donde diario abrimos los ojos cada mañana, trabajamos, dejamos cosas para otro día, donde seguimos caminando por la vida a la sombra de nuestras grandes metas incumplidas.

Entré a esa clase de meditación para aprender a liberar mi mente, entender cómo salir de un cuadro de ansiedad y depresión en el que llevo ya tres meses, con días bueno y malos, con momentos de ira y desesperación. Es momento de liberarme, esa es mi nueva misión, aprender que el pasado no te pertenece, que el futuro es incierto y está en constante cambio, así que lo único que queda es vivir el presente sembrando las semillas que quieres ver florecer más adelante, sin volverlo una obsesión, sin pensar en lo malo ni esperar lo bueno, simplemente viviendo.

Anoche, a las 3 de la mañana para ser exactos, me di cuenta de la necesidad que tengo de nuevos retos, que vine a Mérida a encontrarme en el extremo más extremoso del infierno para poderme demostrar que puedo, y que este es solo un peldaño para seguir subiendo en la pirámide.

Ya para finalizar, les comparto 8 cosas a las que debemos renunciar de inmediato para cumplir esas metas:

Carpe Diem…

Los XXX+1 el año de la reconstrucción y la aventura

12805820_1706321009645836_491172953260939373_nPFFF, no hay fecha más significativa para mi que mi cumpleaños. El año pasado decreté que sería el año del “Yo Nunca” e hice muchas cosas que nunca habría hecho. Desde festejar en el centro, comer suadero y venirme a vivir a Mérida, hasta trabajar el día de mi cumpleaños, este año fue un año en el que me demostré que puedo con eso y mucho más.

Al cerrar el año, ardí hasta quedar hecho cenizas, con la peor desilusión amorosa, con un sentimiento de desorientación, con un montón de piezas del rompecabezas que parecían no encajar en ningún lado. Pero como dice el dicho, Dios aprieta pero no ahorca, y me mandó a mis amigos justo cuando más los necesitaba, para recordarme quién soy, de qué estoy hecho y que es momento de renacer como un fénix.

Entonces hoy decreto cómo será este año: será el año de construir una nueva y mejorada versión de mi mismo. Por ejemplo, el sábado estábamos en una pirámide en Izamal, (echando unas chelas con los dioses mayas) como a una hora de Mérida, en eso una de mis amigas nos pidió hacer una pausa total, cerrar los ojos y conectar con lo que teníamos alrededor. WOW, escuchamos como a mil pájaros distintos, el sonido de las gotas de lluvia cayendo en las hojas. Nos dimos cuenta de lo mucho que perdemos por no hacer pausas de vez en cuando.

Después de este paréntesis de 3 meses donde no me di chance de nada por “andar quedando bien”, voy a aventurarme a conocer Mérida, pasear, explorar, lanzarme a la aventura, para construir lo que vine a hacer, y voltear en unos años a contemplar el rompecabezas que cada vez crece más. Este año mis planes no van a ser para verlos completados en 365 días, sino para empezar a cimentar lo que le viene a la década completa.

Sacudirme el polvo de la cabeza, del corazón, entender que cuando las mariposas en el estómago comienzan a dar cólicos es momento de dejarlas ir. Comenzar mi año con el mejor compromiso que se puede hacer, el compromiso con uno mismo. La promesa de regenerar tu esencia más pura y construir castillos llenos de amplios jardines para uno mismo.

Gracias, Alan, Angie, Brenda, Mym por recordarme quién soy y pa´dónde voy. Los amo mil. Nos vemos pronto y a seguir escribiendo el nuevo libro que nos leeremos la próxima vez.

Esta vida solo es una y se tiene que vivir de inicio a fin. 

Rick, 7 de marzo de 2016

Adiós 2015

Este año comenzó de una manera distinta, por primera vez no pasé año nuevo con mi familia, bueno en cierto modo sí, pues los amigos son esa familia a la que te puedes dar el lujo de escoger, y creo que esta vez escogí bien.

Antes de comenzar, les pongo la rola que escuché para escribir esta entrada, esperando les lleve al mismo mood que me puso a mi.

También tuve el que, sin saber, sería mi último cumpleaños en el DF, no cabe duda que hay que aprovechar lo que se tiene cuando llega y no vivir esperando de la gente, estuvo quien quiso estar y eso vale más que la presencia por compromiso. En este cumpleaños decreté que sería el año de los “yo nunca”, y me di chance de hacer cosas que antes no hacía, ir al centro, comer suadero en la calle, cambiar de casa, de trabajo, de amigos, de ciudad.

Abril, fue un mes muy dificil,  pero solo sería el principio de muchos cambios, de aventuras nuevas y de muchas decisiones que marcarían el resto del año.

Así siguió el año, donde casi pierdo a mi mejor amigo, quien tiene hoy su segunda oportunidad y planea vivirla con todo, te amo por eso Carlos.

Y siguieron los meses, donde decidí irme a vivir a Mérida, correr riesgos que antes jamás habría corrido, donde decidí darle una oportunidad al amor.

Este fue el año donde me despedí de mis hijos por más de un mes, y entendí, como buen padre, que les hacía daño y que había que ponerlos en cintura.

Hoy cierro el año agradecido. No tengo una sola cosa de la que me arrepienta, viene un año muy difícil pero sé esta vez no se trata de propósitos, ni de deseos; en cambio se trata de retos, de esperanza, de convicción y de muchos huevos y cabeza fría para madurar lo que me toca este año.

Conocerme ha sido cada vez más complejo, a veces me desespero, tiro la toalla y me siento a llorar, desesperado porque no sé qué hacer. Pero no estoy solo y ese ángel de la guarda que siempre me ha cuidado y llevado de la mano me está prestando sus alas una vez más para salir del bache, seguir peleando y darme cuenta de lo chingón que soy.

Voy a comenzar el año con el pie derecho, entendiendo que las montañas no se hacen chiquitas, pero que tienen una cima, y una vez que llegas ahí, puedes ver el atardecer en el horizonte, tomar todo el aire que puedas y bajar a toda velocidad porque el tiempo no se detiene.

Normalmente, terminaría el año hablando de las cosas que no hice, pero este año logré tantas cosas que solo me queda esperar a que llegue el amanecer y seguir soñando despierto.

Soy un luchador, un constructor de sueños hechos realidad y con eso basta.

Feliz año a todos, por trillado que suene, recuerda que tienes 365 oportunidades de comenzar de nuevo, y por más horrible que sea tu día, solo va a durar 24 hrs.

Gracias por leerme este año y nos vemos el 2016.

Rick.

 

Cuando todo esté bien

A veces es bueno hacer una pausa, sobre todo cuando llega la calma después de una o varias tormentas. Hoy lo hice y te comparto lo que resultó de ahí, ponle play a la rola para que te llegue más el feeling.

Cuando todo esté bien,
Se agradecido.

Haz una pausa y cierra los ojos,
Recuerda cuando las cosas no han salido como querías,
Perdona a quien te hizo daño,
Baila,
Ríe,
Sueña despierto,
Tararea una canción,

Cuando todo esté bien,
Abraza a alguien que lo necesite,
Dile lo mucho que lo amas,
Que no está solo y que todo estará bien.

Cúando todo esté bien,
Entiende que es producto de tu esfuerzo,
Que cada sacrificio tiene su recompensa,
Que vale la pena,
Que todo pasa por algo.

Cuando todo esté bien,
Prepárate, porque la vida sigue,
Y algún día las cosas ya no estarán tan bien,
Pero volverás la mirada y recordarás,
Que algún día, todo estuvo bien,
Y esa será tu nueva meta:
Que todo esté bien, otra vez.

Carpe Diem…

La delgada línea entre la creatividad y lo profesional

CreativityCuando alguien habla de creatividad en el trabajo es común pensar en que solo Google puede, sin embargo la creatividad no reside en el color de las instalaciones o en ir en jeans a trabajar.
Así como del otro lado, ser profesional tampoco tiene que ver con corbatas y trajes sastre.

Durante mis días Godínez, he visitado oficinas y trabajado con gente en ambos lados y mi argumento siempre ha sido el mismo, el hábito no hace al monje.

Si bien la presentación cuenta mucho, el otro día platicaba con un amigo que se dedica a los Recursos Humanos, y comentábamos el hecho de que no importa si una persona tiene tatuajes, o luce de cierta manera, lo que importa es el trabajo que lleva a cabo.

Ahora, dejando de lado el disfraz, viene la otra parte, ¿cómo incentivar a la tan perseguida creatividad? Yo creo fielmente en que incentivar los procesos creativos tiene mucho que ver con arraigar en el corazón de la organización una cultura de comunicación y flujos de información que involucre a todas las áreas.

Definitivamente las organizaciones con jefes (ojo con la diferencia entre jefes y líderes) autoritarios y todólogos que no dejan a la gente hacer su trabajo, que por miedo a ser superados o soberbia no escuchan las retroalimentaciones de sus equipos no pueden pretender instaurar modelos creativos pues simplemente van a topar con pared.

Para lograr un flujo de ideas que aporte y crezca a la organización, su líder debe y tiene que confiar en el equipo de trabajo que ha conformado, siempre reconociendo los logros e incentivando a la gente a lo más elemental: PENSAR.

En mi experiencia estos son cinco elementos clave para implementar procesos creativos en una organización (sin importar el giro, actividad, antigüedad, etc):

  1. Todos los días se aprende algo nuevo.
  2. Todos los integrantes del equipo suman experiencia y ángulos distintos.
  3. El único que tiene la razón es aquel que analiza todos los enfoques antes de tomar una decisión.
  4. Las lluvias de ideas son efectivas siempre y cuando se involucre a todas las áreas.
  5. Cuando creas en algo, defiende tu postura, pero siempre debes estar a la expectativa de lo que los demás opinen para nutrir tu proceso creativo.

¿Qué opinas? ¿Trabajas en un ambiente creativo o aburrido?