Archivo de la categoría: Emprendimiento

Compartiendo mi experiencia en el ecosistema emprendedor en México.

El emprendimiento discrimina a la mujer

En México 3 de cada 10 empresas con registro ante el SAT pertenecen a mujeres

Mujeres EmprendedorasLa tasa de actividad emprendedora (TEA) femenina a escala mundial es del 11%. De acuerdo con el reporte anual del Monitor Global de Emprendimiento, el 49% de los mexicanos considera que ser emprendedor es una opción de carrera deseable, de los mexicanos que son emprendedores el 19% son mujeres, esta cifra ha ido en aumento y lo continuará haciendo. “La conciliación y las dificultades para acceder a la financiación son algunos de los principales problemas que encuentran las mujeres para emprender; esto aumenta su índice de abandono y amplía la brecha de género”, alerta Ana Isabel Jiménez-Zarco, profesora de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

En México, tres de cada 10 empresas con registro ante el SAT pertenecen a mujeres, afirmó la vicepresidenta de Equidad y Género del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (CONCAEM). “Las barreras que encuentran para acceder a financiación son lo que se denomina second glass ceiling o segundo techo de vidrio», afirma la profesora, Zarco.

No solo tienen dificultades para conseguir crédito sino que además parten de capitales iniciales inferiores. “La brecha salarial entre hombres y mujeres y las dificultades para ascender profesionalmente dentro de la empresa hacen que ellas dispongan de menos dinero para emprender”, añade Mireia Cabero, profesora de Psicología de la UOC y experta en psicología social.

Poca confianza en la emprendedora femenina

Según la economista, persisten todavía ciertas creencias sociales de que las mujeres tienen un menor compromiso, más dificultades para gestionar situaciones de presión y que están menos enfocadas a la obtención de beneficios con sus negocios. Algunos expertos afirman que ellas son víctimas del “patrón de reconocimiento”, es decir, que al no haber antecedentes de éxito femeninos, las empresas de capital riesgo, los inversores privados y las entidades financieras son más evasivos a la hora de apostar por estas emprendedoras. Pese a ello, su proyección de éxito consigue iguales o mejores valoraciones durante las ruedas de financiación, en el momento de presentar el proyecto a posibles inversores, que las de los hombres.

No es una cuestión de falta de posibilidad de éxito sino de estereotipos y expectativas sociales “retrógradas”. “Sigue siendo un mundo muy masculinizado, el hecho de salir al mercado y buscar oportunidades culturalmente ha estado más ligado a la figura del hombre que a la de la mujer”, afirma Cabero, profesora de la UOC

Las empresas de capital riesgo que tienen mujeres en la dirección son las que más apuestan por las emprendedoras y triplican (58%) las posibilidades de financiar emprendedoras. En cambio, en las empresas de inversión en las que el equipo ejecutivo es solo masculino, la probabilidad baja hasta el 15%.

¿Por qué y cómo emprenden?

El perfil es el de una mujer joven entre 25 y 34 años, y más de la mitad tiene un nivel de formación superior. El estudio, patrocinado por Babson College, Smith College, Korea Entrepreneurship Foundation, Tecnológico de Monterrey, Universidad del Desarrollo, y Universiti Tun Abdul Razak, indica que la mayoría de las emprendedoras mexicanas iniciaron sus actividades emprendedoras por oportunidad. Sólo el 19,1% de las emprendedoras mexicanas empezaron presionadas por necesidad o circunstancias adversas al no encontrar otras fuentes de ingresos. “A pesar de las dificultades, las emprendedoras se sienten muy capacitadas para conseguirlo”, añade Cabero.

Entre las temáticas que más les interesan están los proyectos sociales. Cabero augura que en un futuro a corto plazo, este liderazgo femenino acabará generando una nueva forma de hacer negocios. “Los equipos directivos contarán con más presencia de mujeres, se respetará la futura reforma horaria y por lo tanto se favorecerá la conciliación familiar”.

¿Qué tipo de jefe o líder eres/tienes?

bulbs.jpgA lo largo de mi corta vida he tenido la oportunidad de trabajar con muchos tipos de jefes, en algunos casos incluso líderes -lamentablemente los menos-.  Vivimos una era donde la brecha generacional pesa cada vez más y tristemente, a pesar de los avances tecnológicos y la nuevas corrientes de desarrollo organizacional, seguimos en la era de las cavernas cuando de relaciones laborales se trata.

Todavía escucho a mi mamá (de una generación mucho más tradicional) decirme, “respeta a tu jefe”, “él es el que paga”, “en todos lados los jefes son iguales”, etc. Y yo en mi acostumbrada actitud desafiante frente a la autoridad pensando, “las empresas son construidas por personas”, que si entendieran mejor hacia donde van, pondrían más empeño.

He tenido líderes de equipo por los que sí me puse la camiseta, y jefes mediocres que viven de meter chisme en sus equipos y rebajar a la gente, frente a los cuales siempre he pensado, si no te gustan ¿por qué no los corres?, habla peor de ti como jefe tenerlos aquí aún sabiendo lo malos que son.

Pero bueno, no usaré esta entrada para descargar mis traumas, en cambio te ofrezco una simple guía para que determines qué tipo de jefe tienes/eres, esperando no pisar muchos callos, ni herir muchas susceptibilidades.

  • El Hitler: Te hará cometer los actos más atroces (como trabajar a deshoras y en fin de semana) explicando que es por el bien de la empresa y no habrá lugar a cuestionamientos ni reclamos. Las cosas se hacen sin cuestionar, son órdenes y ya.
  • El Maestro Jedi: aquel del lado correcto de la Fuerza, te dará duras lecciones pero siempre con una buena intención. Compartirá siempre contigo lo que necesites aprender, porque entiende que el ciclo correcto es que algún día lo alcances o incluso lo superes y eso será digno de orgullo.
  • El King Joffrey: Las cosas se hacen casi por mero capricho, no importa lo ridículo que suene, lo inútil que sea, tendrás que seguir las órdenes bajo pena de muerte (despido). Todos ansían su trágico final.
  • El Walt Disney: Hagamos que los sueños de la gente se conviertan en realidad. Con buena mentoría y mucho trabajo duro logrará hacer crecer la empresa y que todos los integrantes se crean ese sueño haciéndolo propio.
  • El Huicho Domínguez: Simplemente es un naco, no importa el trabajo, ni las metas de la organización, importan las fotos que te tomes, cómo te gastes – y presumas- el dinero que no tienes, entre otros claros ejemplos de naquez. Eviten colaborar con organizaciones lideradas por esta figura.
  • El Juan Pablo II: Será un buen líder, tendrá carisma, mantendrá a su equipo inspirado, e incluso cuando ya no sea líder seguirá siendo recordado y hasta añorado por muchos gracias a su buen trabajo.
  • El Horasnalgaholic: Es una mutación de workaholic, pero para él lo importante no es la productividad o los resultados. Lo que cuenta es que parezca que trabajas. El que llega antes y se va después es productivo, aquel que pretende irse a su hora definitivamente está mal y debe ser reprendido porque seguro no está haciendo nada.
  • El Jefe Utopía: De este no hay, aunque varios están tratando de lograrlo, se trata del líder que hace que creas en lo que haces, que te motiva, que te busca retos constantes para que la chamba no pierda su encanto. Trabaja las horas necesarias y respeta la vida de las personas. Jamás hace chismes y cuando alguien no está bien, lo ayuda a salir del bache o  a buscar un nuevo horizonte.

Así que ya sabes, si te toca ser jefe (o líder de preferencia) sé autocrítico y busca siempre la manera de motivar a tu equipo, eso te dará mejores resultados que los gritos y sombrerazos.

¿Qué tipos te han tocado? ¿Conoces algún otro tipo?